lunes, noviembre 28, 2005

Proceso

Es incríble como funcionan los procesos. El cine es proceso. Ser cineasta, es internalizar profundamente esa palabra, ya que siempre estás en movimiento. El director, finalmente, es el único que tiene la visión del material como parte de un proceso. El ve más de lo que hay. El ve lo que falta y lo que va a ser. El resto del mundo que participa, ve solo lo que le toca de frente y luego, meses o años después, en el estreno ve todo de nuevo, pero distinto, terminado, y se sorprende con la transformación del gusano en mariposa.

Bueno, el lunes pasado se desató la etapa final de este nuevo proceso llamado "199 recetas para ser feliz", que la verdad, no es nada nuevo. Comenzó el año 2001 cuando leí "Noticias de Milo", cuento escrito por Marcelo Leonnart y me decidí a convertrlo en película. Muchas cosas han pasado desde ese momento. Incluído Los Debutantes. Ha sido un viaje de prueba y error, de alimentación y retroalimentación para llegar a hoy, que estamos empezando a pre producir.

Cuando se cruza esa línea de sin retorno en una película, cuando pase lo que pase, se va a filmar, aunque no esté todo resuleto, las cosas empiezan a marchar solas. Es así, como todo empieza a girar alrededor del proyecto. las soluciones pasan frente a tus narices. Uno se empieza a preguntar si serán casualidades o que es uno el que conduce las experiencias de forma torcida para siempre llegar a nuestra Roma. El asunto es que el viernes vi a Nutria en vivo y el Domingo vi una Mujer Infiel en el Alto Las Condes. Y fue importante.

Nutria me partió gustando y me terminó parando los pelos. Una canción, Detén el Invierno, tenía una letra escrita especialmente para la película. Habla de Chile y la distancia, del amor y la muerte y del agua, especialmente del agua, con la tristeza y extraña ilusa esperanza del desterrado. Del desterrado de su patria, del desterrado de su juventud. De eso habla (o espero que hablará) 199 recetas para ser feliz. Y justo en la película necesitamos una canción, una sola canción en toda la película, y creo que debería ser la canción de Nutria. De fufú. De Torres. Del mismo al que ví en delirantes conciertos con Maestro, la banda que formaba con su hermano. Y vi que siempre fue un desterrado. Desde esas épocas en que era un exiliado en Santiago hasta sus dias de autoexilio en nueva York. Con Chile en el corazón dice Nutria. Ese sentimiento solo lo viven los despatriados, los desterrados. Sólo él podría hablar así, de forma tan chilena. Espero quiera participar.

Mujer Infiel también me hablaba directo al oído. Es una película muy parecida a la que quiero hacer. Me sorprendió. Me encantó. Y me frustró un poco también, por que el tema no era exclusivo mio, ya se había tocado, y magistralmente, pero la verdad es pedir demasiado a estas alturas. Kim bassinger es un sueño en esta película que tiene un humor muy refinado, especialmente considerando lo triste y oscura que es la situación. El erotismo como medio liberador del duelo. Catalizador de emociones contenidas. Otra vez 199 Recetas Para Ser Feliz en todo su esplendor.

Fue un fin de semana perfecto, me confirma que estamos en camino, lo que siempre es mejor que llegar. Es rico estar en proceso. Que es como estar en progreso, pero con más humildad

6 Comments:

Blogger :::v::: said...

Andres:

Que notable como ocurren las cosas...The Door on The Floor es una peli de pelos...me dejo doblado.

Sobre Nutria...yo estoy a cargo de su material aqui en Chile....ya le escribi y le parece una idea notable. Hablemos en privado los detalles, pero creo que va a ocurrir. Seria una honor, mutuo, diria.

Abrazos

:::v:::

7:49 a. m.  
Blogger Mitch Gómez said...

Aún no he visto "Una mujer...", pero el tema me recordó a 21 Gramos. ¿Te gustó?

8:39 a. m.  
Blogger Andres Waissbluth said...

Vi 21 gramos y me gustó. Pero tiene un sabor más hollywoodense. "The door on the floor" (mal traducido como "una mujer infiel") es más sutil y madura, no es sobre la muerte de los hijos, es sobre lo que viene después. En 199 recetas, es la muerte de un hermano lo que desencadena todo.

9:27 a. m.  
Blogger nutria said...

Andres,

me alegra mucho saber que la musica de Roquerio te toco el corazon. Tu hablas de las coincidencias y en verdad Roquerio fue el producto de muchas coincidencias. Y es verdad, en un momento las cosas empiezan a suceder solas, la rueda empieza a girar, primero a puro nyeque, y luego, su propio vuelo la hece girar. Los procesos son interesantes: de la larva a la mariposa.

Andres es el representante de Nutria en Chile. Felices de poder trabajar contigo. He sabido de tus logros y bueno, te conozco hace tanto tiempo que me hace feliz poder aportar a tu arte.

N

10:48 a. m.  
Blogger Shaskametic said...

Sí, realmente es sorprendente cuando las cosas se empiezan a dar solas. Que bueno que te hayas percatado de eso, que no seas ciego porque te aseguro que el descubrir "el proceso" te tranquiliza de sobremanera. No he visto las pelis, de hecho no había oído de ellas.

5:41 p. m.  
Blogger Pepet el Anacoreta said...

Tengo un amigo actor que se llama Pablo Striano y cuando converso de como se hacen las películas me sorprende que la idea del director puede ser el motor que rediseña una misma historia.
Siempre he querido hacer algún personajillo de película, algún rol secundario que haga una locura o algún comentario estrafalario.
Me acuerdo de los anticuarios de Coronación con el papel de Celedón me encantaría hacer algo así como el bufón del rey Lear y decir un comentario inapropiado en una trama muy seria.
Bueno soñar siempre es útil para escribir.
Saludos y avísame cuando sea el estreno que espero que seal el 2007 cuando regrese.
Me llegó esto que hablas del exilio perpetuo y justo cuando escribí algo al respecto.
>Desde el autoexilio, Pepet.

5:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Manuales Oposiciones